mx-contruccion-hag

Actualmente, el papel que juega la infraestructura en la inversión tanto interna como externa de México es particularmente relevante, al generar más de 6 millones de puestos de trabajo y representar alrededor del ocho por ciento del Producto Interno Bruto (PIB). Muchas veces, cuando hablamos de infraestructura generalmente lo relacionamos a los grandes proyectos de inversión y de las obras emblemáticas de los gobiernos en curso. Sin embargo, debemos recordar que hablar de infraestructura es también hablar de salud, educación, agua, energía, comunicación y transportes, etcétera.

En este sentido, se vuelve casi imposible pensar en un sector que no esté relacionado con la construcción de infraestructura, y por ende con la productividad y competitividad de cualquier país, motivo por el cual, el Foro Económico Mundial (FMI), ha resaltado la estrecha relación que existe entre el desarrollo de la infraestructura y el desarrollo de las naciones.

En medio de la crisis ocasionada por la pandemia de Covid – 19, muchas compañías reconocieron que su compromiso con la sociedad va más allá de ofrecer productos y servicios de calidad y en donde los grandes líderes del mercado establecieron mecanismos de cooperación tanto con organizaciones de la sociedad civil como con instituciones para lidiar con los efectos de la crisis sanitaria. Entre estos líderes en el país se encuentra la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), una aliada permanente en el desarrollo nacional de México. Sin embargo, en la industria de la construcción se estableció un panorama complicado, principalmente para las pequeñas y medianas empresas que dependen de esta actividad, debido a que esta industria no fue declarada como actividad esencial.

En este sentido, la construcción de la resiliencia de manera transversal a las operaciones, decisiones, modelo de negocio y formas de trabajar de cualquier compañía se vuelve esencial para que pueda hacer frente a futuras disrupciones. Ya que es ahora cuando los líderes debemos mirar lo que viene después y ver de qué manera podemos empezar a adaptar nuestras organizaciones al mundo más allá de la pandemia.

De esta manera, cada acción implementada por la iniciativa privada que vaya encaminada a la pronta recuperación económica del país se vuelve clave para que el gobierno fortalezca su estrategia en los sectores económicos; y en donde la capacidad que tengamos para ser líderes resilientes durante estos momentos de incertidumbre se vuelve una herramienta sustancial para poder guiar y sostener a nuestros equipos, a la organización que dirigimos y por ende a la sociedad.

Como expresidente de la CMIC, sostengo que desde el sector de infraestructura buscamos aportar nuestro granito de arena para construir un México mejor, esto significa lograr un país más competitivo, con más y mejor empleo, donde disminuya la desigualdad y la pobreza, y mejore la calidad de vida de todos los mexicanos.

Construyendo un mejor México a través de la resiliencia

Humberto Armenta

Ingeniero Civil y empresario mexicano, fundador de Recsa.

Categoria: Infraestructura y Construcción
707 views