emprendiendo-hasta-la-meta

Siempre he pensado que el emprendimiento es mucho más que crear y sostener un negocio, ya que estoy convencido que el verdadero emprendimiento es una manera de actuar y de ver la vida.

Como emprendedor y maratonista desde hace muchos años, he encontrado una gran cantidad de similitudes en los retos que ambos procesos presentan, pues muchas veces, correr un maratón no conlleva nada más como objetivo final llegar a la meta, sino que implica todo un entrenamiento físico y mental que tienes que realizar para poder siquiera empezarlo. De esta manera, emprender un negocio requiere de una preparación muy similar, en donde se irán presentando retos a los que ni el emprendedor ni el maratonista sabe que enfrentará, hasta que lo está ejecutando.

Comparto con ustedes algunos pasos que considero son muy similares tanto para la preparación de un maratón como para emprender un negocio.

  1. Preparación mental. Como cualquier otra decisión en la vida, es esencial que conscienticemos sobre lo que estamos a punto de emprender y de realizar, con todos sus pros y contras, con todos sus sacrificios y goces, con todos sus retos y oportunidades; y de esta manera podremos empezar este camino con la mayor consciencia posible de los retos que están por venir.
  2. Incertidumbre. Esta parte del proceso es por la que nadie se salva y además la más difícil de aceptar. Muchas veces, queremos creer que tenemos total y absoluta certeza de las decisiones que estamos tomando y del proceso que estamos ejecutando, sin embargo, sentir incertidumbre es una parte natural del proceso y la que te lleva a verdaderamente actuar con sentido e inspiración logrando hacer tu propio camino hacia la meta.
  3. Estrategia y ejecución. Como bien dijo alguna vez el filósofo y consultor Peter F. Drucker, “la estrategia es un commodity, la ejecución es un arte”, y en este caso esto no se vuelve la excepción. Es fundamental tener claro que más allá de contar con una estrategia correcta que busque cumplir los objetivos en un tiempo determinado, la manera en la que la ejecutes se volverá el factor determinante del éxito, ya que, si bien la estrategia puede plantear algunos escenarios distintos, lo cierto es que ponerlo en acción significará una historia completamente diferente.
  4. Resiliencia. Menciono este punto al último, no por ser menos importante, sino porque es el que tendrá que estar presente desde el inicio hasta el final. En ambos procesos, van a llegar momentos (muchos más de los que esperas) en donde el cansancio, el dolor físico y mental, la incertidumbre y hasta la decepción van a estar presentes, sin embargo, van a ser estos momentos los que pongan a prueba el mayor reto al que nos estamos enfrentando: la resiliencia. Por lo que la capacidad que tengamos para superarlos, definirá a que kilometro lleguemos y finalmente la manera en la que alcancemos la meta.

Sin duda, son muchísimos más los hitos que se han presentado cuando me he entrenado para un maratón, sin embargo, han sido estos cuatro puntos los que me han llevado a construir un negocio del que estoy sumamente orgulloso y que es lo que defino como: llegar a la meta.

Emprendiendo hasta la meta

Humberto Armenta

Ingeniero Civil y empresario mexicano, fundador de Recsa.

Categoria: Liderazgo empresarial
742 views