frotalecimiento-mexico

En el mes de aniversario de nuestra independencia, es que reflexioné acerca de los retos a los que nos enfrentamos como mexicanos 210 años después. Ya que además de la crisis sanitaria que vivimos por la pandemia de Covid – 19, el efecto que ha tenido en la economía mexicana durante el segundo trimestre del año resultó en un desplome histórico de 19%.

Sin embargo, históricamente, es a través de las crisis más fuertes, que nos han quedado las más grandes lecciones para implementar y poder salir adelante. En este sentido, comparto con ustedes cuatro acciones que, si bien no tienen la intención de fungir como una receta mágica, considero que serán fundamentales para que juntos los mexicanos salgamos adelante.

  • Consumamos local. Como empresarios debemos considerar como primera opción la contratación de servicios o productos de nuestros emprendedores mexicanos que, acorde a datos del INEGI, generan 72% del empleo formal en nuestro país y aportan aproximadamente el 52% del PIB. Es fundamental considerar un apoyo para que las empresas más consolidadas puedan brindar asesoría financiera o estratégica.
  • Atracción de inversión. De acuerdo con cifras de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, la inversión física del sector público en proporción del PIB ha venido en declive: en 2019 representó el 2.3%, mientras que en 2016 y 2015 era del 3.6% y 4.2% respectivamente. En este sentido, el desarrollo e inversión en infraestructura se convertirá en un objetivo fundamental de los actores políticos como medio para impulsar la generación de empleos y contribuir a la recuperación económica causada por la pandemia.
  • Encaminar los negocios a la sostenibilidad. Las organizaciones están empezando a adoptar programas de sostenibilidad, y más concretamente el concepto de descarbonización, así como importantes inversiones para reducir su huella de carbono a lo largo de la cadena de suministro. A través de la implementación de una infraestructura sostenible, se busca que tanto el sector público como el privado, apoyen la planificación, el diseño y el financiamiento de una infraestructura que sea ambientalmente sostenible en beneficio de la lucha contra el cambio climático y la aceleración a la transición hacia un crecimiento de economías con bajas emisiones de carbono y resilientes al clima en América Latina y el Caribe.
  • Generación de empleos. De acuerdo con la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción, como consecuencia de la pandemia, en el sector de la construcción se han perdido alrededor de 500,000 empleos, tomando en cuenta que a nivel nacional más de 80% de las empresas del sector han tenido que frenar sus operaciones. Mientras estas cifras alcanzan mínimos históricos, como líderes del sector, debemos fomentar su reactivación, a través de la generación de contratos de obra pública y se destinen los recursos para la inversión pública.

Ante esta situación, no nos queda más que mirar hacia adelante y ser pacientes y optimistas, enfocando los recursos y esfuerzos en planificar, recuperar y retomar actividades, impulsando el empleo formal y con estrategias claras para reactivar la inversión y el crecimiento.

Fortaleciendo a México cuatro acciones a la vez

Humberto Armenta

Ingeniero Civil y empresario mexicano, fundador de Recsa.

Categoria: Liderazgo empresarial
120 views