railway-g11d282a95_1280

El ferrocarril ha permitido transportar productos desde su lugar de origen, puertos o centros de producción, hasta las ciudades. Impulsando tanto al desarrollo social como al comercio, reduciendo costos de transporte ofreciendo como resultado menores precios al consumidor final. La historia del ferrocarril en México data de 1837 con el proyecto de la construcción de una vía férrea de Veracruz hasta lo que hoy es la Ciudad de México. Para 1910 el país contaba con más de 20 mil kilómetros de vías férreas. Actualmente, existen un total de 23 mil 389 km de vías en operación, en registros de la Agencia Reguladora del Transporte Ferroviario (ARTF).

La oportunidad para transportar mercancías utilizando el ferrocarril es sumamente atractiva, ya que sólo el 13% del total de la carga se realiza vía férrea, mientras que 57% se hace por carreteras, otro 30% vía marítima y el 0.1% vía aérea, según datos del reporte de Estadística Básica de Autotransporte Federal de la Secretaría de Infraestructura, Comunicaciones y Transportes (SICT).

La tendencia hacia la eliminación de la huella de carbono de las industrias es algo que las nuevas tecnologías ferroviarias también están contemplando. La sostenibilidad se afianza como pieza clave para el futuro, se prepara una transición del diésel a otros combustibles más amigables con el medio ambiente, como son el gas natural licuado (GNL), la electricidad, e incluso el hidrógeno, pensando en un mediano y largo plazo. Además, al utilizar materiales de mayor calidad se logra extender la vida útil de los trenes, disminuyendo la generación de chatarra, con un enfoque de economía circular para la reutilización de residuos, los cuales nuevamente se convierten en materia prima.

Alrededor del mundo, podemos observar que también se está fomentando el uso de este medio de transporte, el Parlamento Europeo determinó que 2021 fuera el año europeo del ferrocarril, una decisión relacionada a promover formas de transporte más limpias. Pero si vamos un poco más lejos, China una de las grandes potencias mundiales proyecta aumentar el tamaño de su red de alta velocidad a 70,000 km para 2035.

Durante 2021, México se mantuvo como primer socio comercial del vecino del norte, con una participación de 14.5%, según el Buró del Censo de Estados Unidos, sin embargo, Canadá está muy cerca de poder ostentar esta posición. Con la integración de Canadian National Railway y Kansas City Southern se conforma una red ferroviaria de más de 42,000 kilómetros que atraviesa a los tres países socios del T-MEC: México, Estados Unidos y Canadá, por ello será relevante que en nuestro territorio se promuevan inversiones para nuevos kilómetros, así como el mantenimiento de los existentes.

Ahora más que nunca debemos mantenernos competitivos como nación, es momento de que gobiernos, sociedad y empresarios encontremos soluciones orientadas al fortalecimiento de economías regionales, promoviendo el desarrollo social, buscando una mejora en la calidad de vida de los habitantes. Una oportunidad de garantizar este bienestar a futuras generaciones es construyendo nueva infraestructura ferroviaria con calidad y modernizando la existente, la cual en los próximos años seguirá siendo la opción más eficiente y menos contaminante.

Infraestructura ferroviaria para el desarrollo de México

Humberto Armenta

Ingeniero Civil y empresario mexicano, fundador de Recsa.

Categoria: Infraestructura FerroviariaInfraestructura y Construcción
98 views