shutterstock_398945242

Durante las últimas décadas se han llevado a cabo importantes acciones que permitieron mejorar considerablemente la situación del sector hídrico mexicano: se multiplicaron las inversiones para incrementar las eficiencias de los organismos operadores de agua potable y alcantarillado, las cuales han permitido contener y en algunos casos disminuir las fugas de agua. Se fomentó la diversificación del sector hidroeléctrico a través de nuevas concesiones que incentivaron la participación de la iniciativa privada en la generación de energía renovable; se transfirió la operación de los distritos de riego a los usuarios, y se comenzó un importante programa de tratamiento de aguas residuales municipales que busca alcanzar una cobertura universal.

Aún así, existen retos importantes por resolver dentro del sector, además de aquellos que se agregarán por la actividad económica y demográfica que se espera tenga el país en los próximos años.

Entre los temas pendientes por resolver, me gustaría resaltar que es crucial captar y capacitar recursos humanos suficientes para construir y operar las redes y sistemas de conducción, distribución y aplicación del agua. En estas áreas existe un espacio de oportunidad para la innovación y el desarrollo de nuevas soluciones en:

  1. La operación de la infraestructura hidráulica con el fin de captar, conducir, almacenar o distribuir el agua, así como de recolectar, tratar y reusar las aguas residuales.
  2. La conservación para preservar el funcionamiento de la obra civil en la infraestructura hidráulica activa. Esto abarca secciones transversales en los canales, drenes y caminos, cortinas de las presas, acueductos, etc.
  3. El mantenimiento para preservar el funcionamiento de la obra electromecánica inherente a la infraestructura hidráulica activa. Esto incluye mecanismos, sistemas electromecánicos, maquinaria y equipo en general.
  4. La rehabilitación para restituir a la infraestructura hidráulica las condiciones del diseño original o del modificado en el transcurso de su construcción.
  5. La tecnificación para reducir la infiltración profunda debida a las fugas en las redes de agua potable y a la percolación en canales de tierra. Esto incluye la sustitución del riego de gravedad convencional por el presurizado o, al menos, por el de gravedad tecnificado, así como la segregación de las redes de distribución de agua potable por sectores.

No obstante, además del conocimiento técnico, es de particular importancia capacitar al personal del sector hídrico para que tenga un perfil social que le permita atender las inconveniencias que se suscitan cuando se construye infraestructura hidráulica, tanto en zonas rurales como en zonas urbanas.

Por último, y no por eso menos importante, es indispensable un entrenamiento elemental a la población. Mediante herramientas didácticas se debe difundir la noción del valor del agua, ejemplificar las maneras de uso responsable, y ofrecer capacitación elemental a los ciudadanos para detectar y reportar fugas, denunciar el desperdicio de agua y el vandalismo a las fuentes de abastecimiento de agua.

Los retos que enfrenta el sector hidráulico en México

Humberto Armenta

Ingeniero Civil y empresario mexicano, fundador de Recsa.

Categoria: Obra Hidráulica
125 views