AGUA2_BLOG_ENTRADA(wordpress) (1)

Como sabemos, el agua es necesaria para todas las formas de vida, se trata de un elemento fundamental para el funcionamiento de los ecosistemas y la provisión de servicios ambientales de los que dependemos para sobrevivir, además de ser un factor estratégico para el desarrollo del país.

Desafortunadamente, en muchas partes del mundo, inclusive en muchas partes de México, vivir con escasez de agua es una realidad más que cotidiana, debido principalmente a entornos áridos castigados por las consecuencias del cambio climático, falta de infraestructuras y de puntos de acceso al agua potable, migraciones forzosas que obligan a las personas a vivir en entornos sin los recursos hídricos básicos.

Estas y otras condiciones son a las que se deben de enfrentar muchas personas en todo el mundo, y aunque hoy en día veamos lejana la posibilidad de que se acabe el agua en el mundo, es posible que, de seguir con nuestro actual comportamiento, esta realidad podría empezar a vivirse en menos de una década.

Para poner en perspectiva la urgente necesidad de actuar desde ya, comparto algunos datos relevantes sobre la situación hídrica de México:

  • El agua renovable por habitante en México es de 3,692 m3.
  • El agua renovable para el 2030 por habitante en México se estima que será de 3,250 m3.
  • De igual manera, se estima que en año 2030 en algunas regiones hidrológico-administrativas, el agua renovable per cápita alcanzará niveles cercanos o incluso inferiores a los 1,000 m3, lo que se califica como una condición de escasez.
  • Se estima que en 2020 la demanda de agua para uso consuntivo en México será de 3,181 m3 por segundo.
  • En la clasificación mundial, México está considerado como un país de baja disponibilidad de agua.
  • La Ciudad de México tiene la menor disponibilidad de agua en el país: 183 m3 por habitante.

Como podemos observar, estos datos y proyecciones nos demandan acciones claves y urgentes para hacer frente a un problema que poco a poco comenzará a ser más visible y que, sin duda alguna, debe de ser prioridad nacional para todos los futuros gobiernos.

También es importante señalar que el agua se desperdicia principalmente por 3 razones: 1) deficiencias en la operación de infraestructura para la captación y distribución; 2) malos hábitos de consumo de los usuarios; y 3) falta de cultura en reúso, separación y aprovechamiento del agua de lluvia.

Como podemos ver, muchas veces no valoramos al agua como se debería, lo que representa una grave incongruencia, pues el agua es esencial para vivir. Es fundamental comenzar a tener un consumo responsable del agua todos los días y en todas nuestras actividades. Por ello, me gustaría compartir una guía con consejos prácticos para gastar menos y de forma responsable el agua, esperando que todos nos involucremos en el bienestar del planeta y de las futuras generaciones.

 

¿Por qué hacer un uso responsable del agua?

Humberto Armenta

Ingeniero Civil y empresario mexicano, fundador de Recsa.

Categoria: Infraestructura y Construcción
218 views