01

Actualmente, muchas de las grandes empresas generan estrategias enfocadas en la sostenibilidad empresarial, es decir, buscan un equilibrio entre el desarrollo económico, social y ambiental de una comunidad a muy largo plazo. Sin embargo, cada vez es más constante que pequeñas y medianas empresas deseen vincularse con la comunidad y el ambiente.

¿Por qué es importante la sostenibilidad en las empresas?

Hoy en día, el uso intensivo de recursos naturales no solo como materias primas, sino para generación de energía incrementa día a día y, por lo tanto, es fundamental que las empresas diseñen acciones que lleven a una reducción del consumo energético y compensación de las emisiones por uso de energía que no se puede dejar de consumir. De manera similar, las empresas deben proponer e implementar medidas para reducir el consumo de agua, así como su respectiva reposición. Por esto, la huella ambiental no se debe de tomar a la ligera y debe ser parte central de la estrategia competitiva del negocio.

Sin embargo, no en todos los casos es fácil alcanzar un buen nivel de sostenibilidad empresarial, ya que ésta es consecuencia directa de una buena gestión y de la alineación de los factores internos y externos que intervienen en la actividad comercial de cada empresa. En este sentido, existen algunas claves que merece la pena conocer para alcanzar la sostenibilidad empresarial:

  • Medir los consumos de agua, energía y generación de residuos. El primer paso es entender el nivel de consumo de las operaciones de la empresa. Así mismo, la generación de residuos es un tema de suma importancia, ya que un residuo es materia prima que no se transforma en producto, en la que se gastó al momento de comprarla, y la que al ser transformada en el proceso, se gastará al disponerla como desecho.
  • Identificar posibles medidas para reducir consumos. En segundo lugar, se deben identificar oportunidades para generar ahorros. Así mismo, se debe dar prioridad a los proyectos con baja inversión, y así inculcar una cultura de ahorro de energía.
  • Utilizar los ahorros para implementar proyectos de mayor impacto. Si los proyectos de baja inversión generan ahorros, estos se deben utilizar para financiar otros proyectos que requieran mayor inversión, pero que tienen un impacto económico y ambiental mayor.

Finalmente, considero que es importante señalar que el ser una empresa sostenible requiere de la incorporación plena de las dimensiones económica, social y ambiental en la estrategia empresarial. Solo con un uso balanceado y responsable de los recursos naturales es que podremos crear un mundo más sostenible para todos.

Sostenibilidad Empresarial

Humberto Armenta

Ingeniero Civil y empresario mexicano, fundador de Recsa.

Categoria: Infraestructura y Construcción
330 views